Díez y Romeo News. Legal drones: La nueva afición por los drones pone en alerta al sector del aeromodelismo

Los drones están de moda. Su uso se ha multiplicado en todo Aragón por la rebaja en los precios de los aparatos y por la multiplicación de sus funciones comerciales. Los aficionados han descubierto las tiendas de aeromodelismo y los profesionales se esfuerzan en ofrecer cada vez más productos. Fotos aéreas, grabaciones de fincas, control agrícola, asistencia deportiva. La máquinas voladoras han llegado para quedarse. “Un aficionado puede lograr un aparato con todas las prestaciones por unos 200 euros”, explica el responsable de la tienda de aeromodelismo RC System, Julio Espín. Situada en el centro de Zaragoza, reconoce que el perfil de los nuevos interesados tienen más que ver con la tecnología o la imagen que con el tradicional interesado en réplicas de helicópteros o aviones de la segunda guerra mundial.

Desde un punto de vista profesional, las cosas son distintas. Para manejar estos aparatos es necesaria una titulación similar a la de los pilotos de avionetas. Según el registro de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) en la comunidad existen 15 operadores autorizados. “Hay una gran confusión entre lo que es un operador profesional de drones y un señor que se compra un aparato por hobby“, lamenta el presidente del club Osca de Aeromodelismo, José Ramón Sarasa. Con su empresa 8 Camera ofrecen un servicio de imagen aérea en un campo profesional que cada vez es más extenso. “Un buen número de aplicaciones para este servicio todavía está en pañales”, reconoce. “Si la regulación cambia para hacerse más flexible, este campo puede generar muchos puestos de trabajo”, avanza el responsable de Aragón Dron, Javier Pardo.

Con la proliferación de motores y cámaras surcando los cielos llegan las complicaciones. La regulación española es estricta y no convence a todos los sectores más profesionalizados, que consideran que la popularización de estos drones para uso recreativo ha provocado restricciones innecesarias. La AESA emitió hace unas semanas un comunicado con el objetivo de “concienciar a la ciudadanía de que no son juguetes: son aeronaves”. Por lo tanto, recuerda que es necesario utilizarlos en espacios adecuados respetando las medidas de seguridad.

La legislación española sigue las directrices de la Unión Europea en esta materia, basadas en la necesidad de que sean tratados como nuevos tipos de aeronaves, integradas en el espacio aéreo y con un desarrollo tecnológico que cumpla estándares de seguridad.

Esta norma establece que el uso de un dron como “vuelo recreativo” no necesita por el momento ninguna autorización de la AESA, aunque sí tiene que cumplir diversas restricciones como la imposibilidad de volarlo en zonas urbanas, aglomeraciones de personas o cerca de edificaciones. Tampoco pueden superar los 120 metros de altura ni desaparecer del campo de visión de su controlador. Y solo pueden alzar el vuelo con la luz del día y en espacios despejados de otras aeronaves, como aeropuertos, aeródromos o helipuertos.

En el caso de no cumplir estas recomendaciones las autoridades pueden multar a los imprudentes con sanciones que rondan los 225.000 euros, aunque las denuncias todavía no proliferan en exceso.

Desde un punto de vista profesional, estas restricciones suponen un grave problema. “Existen clientes que nos piden reconocimientos de fachadas o de tejados y les decimos que nos los podemos hacer porque no se puede volar en zonas habitadas”, lamenta Sarasa de 8 Camera. Para Pardos esto no debería suponer un problema, siendo como son operadores autorizados. “Con la electrónica no es difícil volar un dron, por muy complejo que sea, pero en el momento en el que se descontrolan por el motivo que sea, la experiencia de vuelo que tenemos nos permite actuar con solvencia”, replica. En el caso de Aragón Dron los pilotos realizan todas las semanas varias horas de entrenamiento.
INTRUSISMO LABORAL

El intrusismo es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los operadores. “Con 500 euros un aficionado se puede comprar un dron de grandes prestaciones”, reconoce Espín, de RC System. Un interesado suele acudir a los clubes para aprender a volar y después ellos mismos van ampliando la tecnología que le aplican. “El perfil tecnológico de los que compran hace que siempre estén a la última, con mejores cámaras, prestaciones móviles y opciones diversas”, asegura. La edad ronda la veintena.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/nueva-aficion-drones-pone-alerta-sector-aeromodelismo_1052961.html

Anuncios

Díez & Romeo News: Net 21 y Euskalerria Irratia, nuevas adjudicatarias de licencias de radio FM de Pamplona pendientes del concurso de 1997

Díez y Romeo News.- La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, titular de las competencias en materia de servicios de comunicación audiovisual, ha informado esta mañana al Gobierno de Navarra del estado de ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo que en 2013 obligó a retrotraer las actuaciones de la mesa de contratación del concurso de licencias de radio de 1997 (en lo relativo a dos emisoras de FM de Pamplona) y exigía una nueva valoración de determinados criterios del pliego.
Así, la consejera Relaciones Ciudadanas e Institucionales Ana Ollo informó que la mesa de contratación constituida para la ejecución de la citada sentencia finalizó su tarea el pasado 1 de julio y a continuación elevó la propuesta de otorgar las dos licencias a las mercantiles Medios de Comunicación 21 S.L. (71,40 puntos sobre 95) e Iruñeko Komunikabideak S.A. (70,98 puntos), por sus proyectos radiofónicos Net 21 y Euskalerria Irratia, respectivamente.
Durante el mes de agosto, se ha completado el expediente con un informe jurídico y se ha notificado la propuesta de la mesa a las dos emisoras interesadas, a las que, en cumplimiento de la normativa audiovisual vigente, se les ha concedido un plazo de quince días para que presenten la documentación administrativa necesaria para formalizar el otorgamiento, que se realizará mediante la correspondiente orden foral.
Antecedentes
El concurso de radios que da origen a este expediente, que se ha prolongado por espacio de casi 18 años, se inició por una Orden Foral 5121/1997, de 28 de noviembre, del consejero de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, por la que se aprobaba la convocatoria de concesiones del servicio de radiodifusión sonora en ondas métricas con modulación de frecuencia en Pamplona y en otras localidades navarras. En julio de 1998, mediante la Orden Foral 2343/1998 del mismo consejero, se adjudicó a la Universidad de Navarra y a Medios de Comunicación 21 la concesión de las dos emisoras de Pamplona.
La mercantil Iruñeko Komunikabideak, S.A., promotora de Euskalerria Irratia, recurrió dicha concesión ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que en diciembre de 2005 le dio la razón argumentando que la mesa puntuó conforme a las bases del pliego sólo unos determinados aspectos y dejó sin puntuar otros aspectos importantes de la concesión, y que la actuación del director general de Transportes y Telecomunicaciones, al emitir un informe en el que valoró y puntuó aquellos aspectos no valorados por la mesa, fue “inapropiada y contradictoria”. En consecuencia, la sentencia del citado tribunal ordenó “la retroacción del expediente administrativo para que, por la mesa de contratación, se formule la oportuna propuesta valorando de manera completa y detallada, dando la oportuna y concreta puntuación a todos los criterios establecidos en el pliego”.
Para cumplir lo señalado en la sentencia, a petición de la mesa, el Departamento de Economía y Hacienda procedió a la contratación de un estudio externo de valoración de las ofertas presentadas, que fue adjudicado a la empresa consultora DOXA Consulting. Por Orden Foral 278/2006, de 8 de septiembre, del consejero de Economía y Hacienda, se alcanzó el acuerdo propuesto por la mesa de contratación, que a su vez adoptó la propuesta del estudio de DOXA, de modo que se adjudicaron nuevamente las dos emisoras a la Universidad de Navarra y Net 21.
Iruñeko Komunikabideak, S.A., llevó nuevamente esta segunda concesión al Tribunal Superior de Justicia de Navarra mediante un recurso contencioso-administrativo que fue estimado en sentencia de 30 de diciembre de 2009. El fallo dispuso la retroacción del procedimiento de adjudicación de las referidas concesiones administrativas “hasta el momento que ya se determinó en nuestra Sentencia de fecha 22 de diciembre de 2005”.
Contra la referida sentencia del TSJN se interpusieron sendos recursos de casación ante el Tribunal Supremo por el Gobierno de Navarra y por la Universidad de Navarra. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en sentencia de 4 de diciembre de 2013, declaró no haber lugar a los recursos de casación y obligó a retrotraer nuevamente las actuaciones de la mesa de contratación al punto que ya había determinado el TSJN. Estas actuaciones han concluido finalmente con la consiguiente valoración y propuesta de la mesa de otorgar las dos licencias a Medios de Comunicación S.L. e Iruñeko Komunikabideak S.A

Díez y Romeo :Fabricantes crean sello de calidad de los equipamientos en antenas colectivas

AMETIC advierte de un posible fraude por utilización de material reparado como nuevo.

Sello Garantizado TDTAMETIC, Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos Digitales, ha llamado la atención de administradores de fincas y presidentes de comunidades de vecinos ante la posibilidad de que hayan sido víctimas de un fraude en la adaptación de sus instalaciones colectivas de TDT.

La patronal tecnológica ha detectado “prácticas de reajuste” de módulos monocanales usados que no están cubiertos por la garantía del fabricante original, y en este punto señala que la Ley General para la defensa de Consumidores y usuarios explicita que “la comercialización como nuevo de un producto reparado supondrá un fraude al consumidor”.

Los R.D.805/2014 de 19 de septiembre y 920/2014 de 31 de octubre establecen las normas para la adaptación de instalaciones colectivas de TDT en los edificios y el acceso a las subvenciones aprobadas para compensar los costes incurridos. La Dirección General de Telecomunicaciones ejerce la función inspectora de todas las instalaciones y puede sancionar a aquellos instaladores que no cumplan con la legislación vigente. Por otra parte, Red.es puede denegar o exigir la devolución de las referidas ayudas en aquellos casos en los que las instalaciones no cumplan las normas establecidas.

El caso de existir el fraude del que advierte AMETIC, la comunidad de vecinos podría recibir una declaración de procedencia de reintegro de las subvenciones, teniendo por tanto la obligación de devolver las ayudas percibidas y los intereses de demora correspondientes.

En defensa de los consumidores, AMETIC subraya que un amplificador monocanal es la mejor garantía para permitir la convivencia entra las señales TDT y la telefonía 4G. Sin embargo, un proceso de “reajuste” y “reutilización” fuera de los estrictos controles del fabricante, puede ser causa suficiente para convertirse en una fuente de problemas en el momento en que se pongan en marcha las transmisiones 4G.

Para la fácil identificación de los equipos monocanales garantizados, los principales fabricantes españoles de equipos han registrado un sello de calidad que garantiza la instalación de la antena colectiva.

romeo

Díez y Romeo Legal Drones: Las Fuerzas Armadas dispondrán de drones el próximo año

Las Fuerza Armadas dispondrán el próximo año de drones de carácter estratégico operacional, capaces de volar más de 24 horas por encima de los 10.000 metros, como los que utiliza EE.UU. en la lucha contra el yihadismo.
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha avanzado a Efe que «el próximo año vendrán a España drones probados» y que su departamento esta estudiando los que cumplen con los requisitos marcados por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD),Fernando García Sánchez, que asumirá la responsabilidad del sistema aéreo.
Tras afirmar que los drones son el futuro de la aviación y han irrumpido de una manera extraordinaria en el ámbito de la seguridad, el ministro ha avanzado que en estos momentos se está barajando la compra entre dos opciones: uno estadounidense y otro israelí. Concretamente se trata del MQ-9 de EEUU y el Heron TP de Israel.
El presupuesto del Ministerio de Defensa para 2016 incluye una partida de 25 millones para la adquisición del sistema aéreo no tripulado (RPAS) de uso conjunto para las Fuerzas Armadas.
Según el plan plurianual de inversiones que acompaña el presupuesto, este programa tendrá un coste de 171 millones en los próximos 5 años.Tiene como fin la compra de cuatro aviones de carácter estratégico operacional, con dos estaciones terrestres de control y los equipos asociados.
Además, España participa en un proyecto europeo que prevé la creación de un dron estratégico europeo, en torno al 2025. Los drones operacionales estratégicos vuelan por encima de los 10.000 metros, despegan y aterrizan en pista como los aviones convencionales y están tripulados a distancia.

Díez y Romeo Legal Drones: Convertir un avión de papel en un dron

El gadget se denomina PowerUp 3.0, pesa 9 gramos y se acopla a aviones de papel que sigan un determinado patrón; en la web del fabricante pueden descargarse los dos modelos para imprimir: Invadernakamura. Dispone de una parte que se coloca en la punta del avión, en la que va instalada la antena, unida a través de un listón de plástico a otra trasera, donde se ubican la hélice y timón.
Según presume la empresa, permite que el avión alcance 50 metros de distancia a un máximo de 18 kilómetros por hora y logre de cinco a diez minutos de autonomía gracias a una batería de 75 mAh. Como es habitual en los drones pequeños, se maneja a través de una conexión Bluetooth del teléfono inteligente y se recarga a través de USB. Está indicado para mayores de 14 años. Para los niños, la misma empresa produce otro kit de vuelo para aviones de papel, PowerUp 2.0, pero no admite el control remoto.
El dispositivo está optimizado para Android 4.3 o 4.4 —esta es la lista completa de móviles compatibles— y se recomienda que cuenten con giroscopio. En el caso de los iPhones, su uso es óptimo con cualquiera a partir del modelo 4s, pero ninguno de los iPads resulta ideal para manejarlos. Con independencia de la tecnología, en los comentarios de los usuarios se menciona que resulta esencial plegar correctamente el papel para que el avión planee bien.

De papel, pero dron.

La ley española establece que cualquier dron es una aeronave independientemente de su tamaño, para qué se use y de qué materiales están hechos: es una areonave “cualquier máquina pilotada por control remoto que pueda sustentarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra”. Por tanto, el PowerUp es un dron y, en consecuencia, no se puede hacer volar sobre zonas urbanas, ni sobre aglomeraciones de personas —como las playas—, en instalaciones aéreas, de noche, ni en zonas donde se practique el parapente o paracaidismo.
 En Estados Unidos no está permitido el uso comercial de drones con fines profesionales o beneficios económicos: solo se autoriza utilizarlos para servicios públicos y con la venia de la Administración Federal de Aviación (FAA en inglés), aunque puede en determinadas ocasiones puede conceder autorizaciones específicas y exenciones a la norma. Un abogado y promotor del uso de estos aparatos ha consultado a la FAA si el PowerUp es un dron,  según refiere la revista Popular Science, y ha obtenido por respuesta que, en efecto, lo es. Los trabajos aéreos en España precisan una habilitación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, presentando una declaración responsable.
Fuente: El PAÍS

Díez y Romeo Legal Drones: Drones ni en bodas, ni en playas, ni en conciertos ni en manifestaciones.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha publicado una serie de recomendaciones sobre el uso de los drones en actividades de ocio o recreativas, en el que recuerda que no se pueden usar en ninguna espacio donde haya aglomeraciones públicas, como “bodas, conciertos, manifestaciones, procesiones, parques o playas”.

Los drones están cada vez más de moda. Pero su uso por particulares está muy limitado.

El díptico publicado por la agencia estatal pretende concienciar a la ciudadanía de que “los drones no son juguetes, son aeronaves” y de que hay que utilizarlos “en los espacios adecuados y respetando las medidas de seguridad”.

España cuenta desde hace un año con una normativa que regula el uso de los drones para actividades profesionales, que tienen que cumplir una serie de requisitos para poder operar con ellos. Sin embargo, Fomento señala que el uso de estas aeronaves pilotadas por control remoto es cada vez más popular entre los ciudadanos para actividades lúdicas o deportivas y aunque los requisitos para operar son diferentes de los del uso profesional, también hay que cumplir una serie de requisitos de seguridad.
La Agencia recuerda que el uso de un dron como hobby o vuelo recreativo no necesita habilitación de AESA, pero sí debe cumplir las normas de seguridad. En ese sentido, destaca que no se pueden volar drones en zonas urbanas y tampoco sobre aglomeraciones de personas.
Además, tampoco se pueden usar de noche, ni cerca de aeropuertos, aeródromos, helipuertos o donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura, como las zonas de parapente, ultraligeros, paracaidismo, etcétera.
Para usar un dron de forma lúdica no es necesario ser piloto, pero es necesario saber volar el aparato con seguridad, porque además de que no se puede poner en peligro a las personas en tierra y a otras aeronaves, los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja. Asimismo, la normativa europea establece que ninguna aeronave podrá conducirse negligente o temerariamente de modo que ponga en peligro la vida o propiedad ajenas.
Finalmente, AESA recuerda que el uso imprudente de un dron puede tener consecuencias para otras personas y al piloto del dron que lo haga de forma indebida se le pueden imponer multas de hasta 225.000 euros.
Fuente: EL PAÏS